Una estancia de lujo y elegancia en Palma de Mallorca


¿Puede un hotel ser considerado una obra de arte? Desde su apertura, Hotel Mamá se ha convertido por derecho propio en una de las maravillas del diseño y la arquitectura más atractivas de Europa. No hay esquina ni detalle que no merezca ser fotografiado. Cada espacio y cada rincón han sido creados con el objetivo de deleitar los sentidos de clientes y visitantes. La decoración suntuosa, las ricas y coloridas telas, el ecléctico mobiliario y los finos lienzos están ahí precisamente para estimular y sorprender y, sobre todo, para dar placer. Una maravilla que no podía haber sido imaginada sino por el talento creativo y la experiencia del reconocido diseñador parisino Jacques Grange, cuya decoración mágica y estilo característico imbuyen cada rincón de esta espectacular propiedad.

Pero la belleza del Hotel Mamá está en que, a pesar de su grandeza, es un verdadero hogar lejos del hogar que ofrece lujo pero también calidez y una exquisita bienvenida a todos los que nos visitan. La luz se derrama en el vestíbulo y en todo un edificio con techos pintados a mano y suelos de baldosas exóticas. Y en una ubicación tan espléndida es natural que las mejores experiencias gastronómicas estén ahí para tentar a nuestros huéspedes. Nuestros restaurantes Cappuccino, Tahini Japanese y Picador ofrecen deliciosos menús variados durante todo el día y la noche. Ya sea porque simplemente desee disfrutar de un café de la mañana y un croissant recién horneado, o una deliciosa ensalada, sushi o tapas, nuestros restaurantes atenderán todas sus necesidades. Luego está el encantador patio interno con sus elegantes palmeras donde se puede pasar el tiempo en silencio, disfrutando de un ambiente tranquilo lejos de las multitudes. En nuestro nivel inferior, el spa del Hotel Mamá es un verdadero santuario para los sentidos y un remanso de calma donde los tratamientos relajantes crean una sensación de bienestar y relajación. Y para los aficionados al cine, nuestro acogedor cine privado Cappucine es el lugar perfecto para disfrutar de deliciosas palomitas de maíz mientras ve películas icónicas acompañado de un cóctel o una copa de buen vino.

Imagine una espaciosa y elegante habitación llena de luz natural; un retiro singular y especial para calmar los sentidos. Con sus exquisitas telas, muebles Art Decó, suelos de baldosas coloridas y adornos artísticos, en el Hotel Mamá todas nuestras habitaciones y lujosas suites han sido diseñadas únicamente para su comodidad y disfrute. Y eso incluye nuestros baños de mármol de generosas proporciones, donde uno puede relajarse y refrescarse en privacidad y paz. La atención al detalle y el deleite es primordial en todas y cada una de las habitaciones. Después de todo, es tu hogar en nuestra ciudad.

Como refugio es difícil superar nuestra terraza en la azotea con solárium y una piscina que disfruta de fascinantes vistas del casco antiguo de Palma. Un oasis celestial y privado donde uno puede relajarse con un buen libro o simplemente soñar y beber bajo el sol. Y, por supuesto, para quienes se hospedan en una de nuestras habitaciones o espaciosas, lujosas y confortables suites, el placer está en que el Hotel Mamá se encuentra en el corazón de Palma, en una de las plazas más bonitas e históricas de la ciudad. Simplemente salga y respire el aire cálido, admirando el pintoresco ayuntamiento que se encuentra frente a nuestra soleada terraza delantera, y sonría. Tome un café por la mañana y relájese en una de nuestras cómodas sillas de mimbre, feliz de saber que el Hotel Mamá es su hogar lejos del hogar en Palma.

HABITACIONES
HABITACIóN 1
Adultos
Niños
Edad Niño 1
Edad Niño 2
Edad Niño 3
Edad Niño 4
CONFIRMAR
LLEGADA
SALIDA
Edad Niño
Edad Niño
Cerrar
Adultos
Niños